Hacía ya tiempo que no me detenía a grabar algo nuevo y publicar un post, hasta que leí los poemas de Agnès Bes, una joven mujer de espíritu desbocado, para mí mucho más que una compañera de labores. Es de esas personas a las que agradeces a través de no sé qué divinidad que se haya cruzado en tu camino. Leí con detalle su poesía y sencillamente, su fuego en verso me cautivó. 

Su talento como poetisa es innegable y en breves líneas lo comprobaréis. Sin lugar a dudas, lo que más me fascinó cuando leí su arte fue la fuerza de sus contradicciones, el desespero, sus ganas de devorar la vida en cada estrofa, su seducción descarada, el miedo oculto en sus intenciones, el amor como arañazos dulces en la piel que duelen, pero de los que no puedes prescindir… porque despiertan todos tus sentidos.

He escogido cuatro poemas y los he interpretado a mi manera. Toda impresión o forma de adaptar estas piezas a la recitación vocal es bienvenida. Así que estoy abierta a aportaciones de todo tipo.

Aquí os dejo un link de su blog donde podréis terminar de descubrir a esta musa: http://agnesbes.wordpress.com/

Agnès, preciosa, muchísimas gracias por darle forma y belleza a esos trocitos de vida.

Ayer

Al otro lado del mundo

La maga

Flor de luto

Anuncios